Brasil y España encuantros históricos


DESCUBRIMIENTO DE BRASIL

Existen numerosos documentos que avalan que fueron los españoles  guiados por Vicente Yañez Pinzón y Diego de Lepe quienes descubrieron Brasil en enero de 1500 y por consiguiente antes de la llegada de los portugueses, estuvieron costeando lo que hoy corresponde a litoral de Ceará, Piaui, Maranhao, Pará y Amapá, llegando al mismo Amazonas.

En los años siguientes los españoles participan conjuntamente con los portugueses en la gran aventura del descubrimiento. La presencia española en Brasil constituye una presencia mayor de la que se la ha atribuido, principalmente de los castellanos.

UNIÓN IBÉRICA

Otro periodo de especial influencia española fue el que se produjo entre 1580 y 1640, etapa que se denomino Unión Ibérica, con la integración de las coronas española y portuguesa, y en consecuencia, de sus posesiones coloniales. Felipe II, Felipe III y Felipe IV (hasta 1640) fueron, por lo tanto, reyes de Brasil y Portugal. Especialmente sobre esta etapa hay un libro que apuntamos su referencia: COLECCIÓN MONOGRAFIAS TAVERA. BRASIL DURANTE EL GOBIERNO ESPAÑOL: 1580-1640. Roseli Santaella Stella. 

Existe un lienzo en el Museo del Prado, titulado la recuperación de Bahía del Brasil obra de gran belleza de Juan Bautista Maíno, que conmemora la hazaña de don Fabrique de Toledo, que en 1625 consiguió arrebatar a los holandeses el puerto brasileño de Bahía de Todos los Santos, devolviendo su soberanía a la Corona española.

RELACIONES ENTRE ESPAÑA Y BRASIL COMO ESTADOS SOBERANOS

Las relaciones entre Brasil y España como estados soberanos comienza a gestarse con la independencia de Brasil, exactamente el 7 de septiembre de 1822, en un principio el gobierno español tenia sus reticencias para reconocer a Brasil como estado soberano, por temor a que esta decisión pudiera repercutir en la legitimación de los movimientos independentistas de las excolonias españolas.

El reconocimiento oficial no se produjo hasta el año 1834 cuando el primer encargado de Negocios de España en Brasil, D. José Delavat y Rincón, en nombre de la Reina de España, presentó todas las credenciales necesarias para que el Brasil Imperial fuera reconocido oficialmente por España.

Durante el periodo monárquico brasileño España había mantenido buenas relaciones más por una solidaridad monárquica que por los intereses hispanos en aquél país. Cuando Pedro II fue derrocado caía la última monarquía americana, la pregunta entonces fue: ¿como reaccionaria España ante esta nueva situación, en la que Brasil estrenaba una flamante república?, y aunque tardó en reconocer al nuevo gobierno, esta nueva situación no provocó una ruptura sino todo lo contrario las relaciones se mantuvieron e incrementaron, reanudando proyectos que ya estaban en marcha.

A comienzos del siglo XX, Brasil es considerado en España un país con muchas posibilidades de futuro, sus enormes riquezas y la falta de mano de obra principalmente especializada provoca un flujo migratorio de españoles  hacia estas tierras brasileñas.

Mas adelante en los años 20, se crea una rivalidad entre los dos países por lograr un puesto permanente en la recién creada Sociedad de Naciones.

Numerosos documentos recogen la ayuda prestada a la republica española por la llegada de numerosos voluntarios brasileños durante la Guerra Civil española.

Ya en 1964, se ha comparado la convergencia de estrategias desarrollistas entre la dictadura brasileña de ese año y los planes de desarrollo de España.

Probablemente hubo un antes y un después en la relaciones hispano-brasileñas del siglo XX, marcadas con la visita del presidente del gobierno español: D. Adolfo Suárez a Brasil en 1979, primera realizada por un jefe de gobierno de España en más de 157 años de historia brasileña.

Otros acontecimientos favorecieron las relaciones bilaterales y un mayor acercamiento entre los dos países: redemocratización brasileña en 1984, las nuevas bases de la política de la España democrática hacia Latinoamérica y la nueva consideración del papel de Brasil, la entrada de España en la Unión Europea, la participación de Brasil en la iniciativa española de las Cumbres Iberoamericanas, la creación y desarrollo del MERCOSUR…

En la actualidad las relaciones entre los dos países pasan por un momento de excelentes relaciones con importantes inversiones de España en Brasil, y la puesta en marcha de numerosos proyectos en diferentes sectores y ámbitos.


La intensificación de estas relaciones representa para España la consolidación de una estrategia de recuperación de su presencia en América Latina. Ejecutada con determinación a partir de su ingreso en la Unión Europea, la política española de irradiación latinoamericana se sustenta en una estrategia de inversiones que ha transformado a España en el mayor inversor mundial en la zona, por encima incluso de los Estados Unidos. En el plano político, ese proyecto se expresa mediante iniciativas de prestigio, como las de las Cumbres Iberoamericanas.


BRASIL – ESPAÑA EN CIFRAS:

Más de 15 millones de brasileños son descendientes directos de españoles. La colonia española en Brasil reúne a 80.000 personas y es la cuarta de América Latina. La colonia brasileña en España está estimada en torno a 15.000 personas. En el año 2000, España se ha alzado al primer puesto de los inversores mundiales en Brasil. En diciembre de 2000, tras la privatización de Banespa, España lideró la lista de inversores con un total del 25 % y un valor de 4.800 millones de dólares.

El principal incremento en las inversiones españolas en Brasil se detecta por su participación en el programa de privatizaciones. La participación de España en las privatizaciones sumaba hasta mayo de 2000 unos 9.000 millones de dólares, un 12% del total. La exportación española hacia Brasil pasó de 363 millones de dólares en 1994 para 1179 millones en 1999, y el incremento a continuado en los años siguientes. Las relaciones comerciales están prácticamente equilibradas, si bien la tasa de cobertura es ligeramente positiva para España (101%). En el ranking de los principales socios comerciales de España, Brasil ocupa el primer lugar en América Latina, y el noveno mundial reafirmándose como el principal destino fuera de la Unión Europea de las exportaciones españolas, sólo detrás de los Estados Unidos. Datos de la Embajada de España en Brasilia y de Sobeet.